Invierno V

Recién caídas las primeras nevadas, y con la última hoja del calendario a punto de consumirse en la chimenea, aquí estamos un invierno más. En nuestro viaje por las estaciones, seguimos dando la bienvenida a nuevos pasajeros en la nave.

Cada vez más lectores dedican un rato de sus vidas a sumergirse en nuestros contenidos, y en el número #4 del otoño que hoy abandonamos nos acompañaron casi el doble de lectores que en el número anterior. Pero aún más importante que captar nuevos lectores es mantener fieles a los que ya nos conocen, y los datos nos dicen que en esa labor estamos trabajando en la línea correcta. terrae continúa firme en su trayectoria ascendente, señal de que el cariño y la dedicación que llenan nuestra redacción se trasladan a vosotros.

No solo nos gusta mantener a nuestros lectores. Otro de los tesoros de nuestra revista es su fantástico equipo de colaboradores. Para este número, algunos de ellos han participado en un pequeño vídeo en el que nos dan sus motivos para escribir en terrae, que son muchos y variados. Estamos orgullosos de haber formado una pequeña familia entorno a esta publicación. La guinda, como ya sucediera en el número anterior, la representa la artista Paula Vallar, que ha vuelto a aportar su talento para ilustrar este editorial, como veréis al pie del mismo.

Hace escasas fechas, saltó a los medios una noticia que sorprendió a muchos. Finlandia, uno de los países de referencia en el ámbito educativo, acababa de aprobar una reforma por la que se dejaría de enseñar a escribir a mano a los niños. Esta reforma, se decía, suponía un cambio de paradigma en la era de las tecnologías. Con los ordenadores y los demás dispositivos, escribir a mano sería una destreza prescindible, en beneficio de la mecanografía.

Cuando en la redacción nos pusimos a redactar este editorial, aún coleaba la novedad. La idea inicial era proclamar un caluroso alegato por la escritura a mano, forma de expresión irremplazable para cualquier ser humano en cualquier lugar del mundo. Y sin embargo, tan pronto como empezamos a profundizar en la noticia, nos dimos cuenta de que era tan impactante como exagerada. Finlandia nunca planteó abandonar la enseñanza de la escritura a mano, sino que con la reciente reforma dejará de enseñar caligrafía, esto es, el arte de escribir con letra bella y correctamente formada, con diferentes estilos.

Más allá del juicio que proceda ante la auténtica noticia, los titulares que han surgido de la misma invitan a la reflexión. Se han torsionado los hechos hasta casi deformarlos, con el resultado de que lo que se ha publicado,si bien ha resultado más atractivo, se ha alejado considerablemente de la realidad. Comprendemos que el posicionamiento en un mercado tan feroz y competitivo como el de la información, donde priman la inmediatez y, sobre todo, la capacidad de vender el producto-noticia al público, pueda ir en detrimento de la precisión a la hora de abordarla. Sin embargo, lo que no resulta admisible es que se pierdan de vista las premisas clásicas sobre las que se asienta la gran responsabilidad de comunicar: informar, formar y entretener. Esta labor tan emocionante exige un rigor, gracias al cual se forja la credibilidad del mensajero. Sin él, las premisas mencionadas se resumen en una: vender, vender y vender.

Por esta razón, en terrae venimos abogando por el slow journalism. No como sustituto del periodismo ultrarrápido, que es necesario e indispensable en nuestros días. Pero sí como contrapunto. Hoy, importa más llegar primero que llegar bien. Importa contar lo que ocurre en tiempo real, pero no lo que significa. El telediario del mediodía queda rápidamente obsoleto, tan pronto como llega el de la noche, y hay cada día cientos de noticias que quedan en el olvido. Incluso en ocasiones nos bombardean con noticias durante días, y ni siquiera llegamos a enterarnos de cómo terminan esas historias porque el foco se ha trasladado a otras más actuales. Queremos seguir la línea de algunas revistas, como Delayed Gratification, cuya filosofía se basa en revisitar las cosas después de que hayan sido actualidad. Con esta idea, os dejamos con nuestros articulistas.

 

"Invierno". Paula Vallar

“Invierno”. Paula Vallar